puerto_containers_comercio_internacional_importacion_exportacion_observatorio_tlc

(Dinero) Así cambió la economía en 28 años de apertura

El 20 de febrero de 1990 inició la apertura económica del país, en medio del gobierno de César Gaviria Trujillo. Así estás hoy la balanza comercial, los ingresos por aranceles y la composición del PIB por sectores.

Un Conpes de 1990 aprobó que se iniciara la apertura económica gradual del país, con el ánimo no solo de mejorar sus relaciones comerciales, sino de incentivar el crecimiento de la industria nacional gracias a la competencia con los demás países y una mejor disponibilidad tanto de bienes como de consumidores.

En ese momento, la agricultura representaba el 22,30% del Producto Interno Bruto y la industria manufacturera ocupaba otro 21,10%, mientras que el sector financiero era de apenas 15%.

Hoy la composición del PIB es totalmente diferente. El sistema financiero incrementó su participación hasta 21,20% y se convirtió en el que sector que más le aporta al producto nacional. Por el contrario, agricultura es el tercero de menor aporte con apenas 6,30% y la industria manufacturera disminuyó su aporte hasta 10,90%.

Según el Sistema de Información Alternativo (Sia), el cambio en la composición del PIB da “indicios de una economía que no mejoró sus niveles de producción gracias a la falta de una política productiva efectiva y a la errada decisión de la apertura prematura en 1990, suponiendo que la economía se iba a dinamizar basándose en los sectores de alta generación de valor agregado”.

A esto, agregó el Sia, debe añadirse que la actividad comercial realmente no ha incrementado con respecto al PIB nacional y, dentro de esta, el valor de las exportaciones registran un incremento ligeramente inferior al que registra el valor de las importaciones.

Mientras entre 1991 y 2017 exportaciones aumentaron con un promedio anual de 7,8%, las importaciones lo hicieron en un 9,7%.

Solo en el 2017, el Dane reportó que las exportaciones lograron un crecimiento de 19%, más que compensando la caída de 11% que habían registrado un año antes. Por su parte, las importaciones crecieron apenas 2,3%. El resultado, fue un cierre del déficit de la balanza comercial de 44,3% según la misma entidad hasta los US$6.176,5 millones.

Sin embargo, el Sia advirtió que la participación de los bienes mineroenergéticos en el total de las exportaciones aumentó de 33,6% en 1991 hasta 54,8% en 2016, mientras que las exportaciones de bienes no mineros se redujo de 66,4% en 1991 a 45,2% en 2016.

La situación con las importaciones no parece ser mucho mejor. Las importaciones de bienes no tradicionales representan el 91,5% de las importaciones totales, es decir apenas 2,2 puntos porcentuales menos que en 1991 cuando eran de 93,7%.

Por su parte, las importaciones de bienes no mineroenergéticos en 2016 llegaron al 90,8%, apenas 2,2 puntos porcentuales menos de lo que representaba en 1991, cuando sumaban 92,9%.

Finalmente, el Sia destacó que los ingresos para el Gobierno por cuenta del pago de aranceles se redujo drásticamente al pasar de 25% en 1991 hasta 3,1% proyectado en el 2017.

Tomado de: Dinero

Posted in Destacados, Menciones en medios, Prensa and tagged , , , , .

Deja un comentario