El TLC con Estados Unidos cumple cinco años y los empresarios no lo aprovechan

Al momento de entrar en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, en 2012, el comercio bilateral era favorable para Colombia y recargó de expectativas al sector empresarial, gracias a la posibilidad de poner más productos en el mercado estadounidense, a pesar de las críticas en su momento.

comercio_bilateral_estados_unidos

Sin embargo, al cumplirse cinco años del acuerdo, el próximo 15 de mayo, el balance deja más dudas que luces, con un empresariado que, según los expertos y el mismo Gobierno, no ha sabido aprovechar las oportunidades de un mercado que pasó de tener un superávit de US$8.244 millones en 2012, a un déficit en 2016 de US$1.413 millones, como consecuencia de una reducción de 51,4% en las exportaciones en estos cinco años.

El principal problema, como se ha destacado desde varios  sectores, es que la diversificación ha sido poca, como lo consideran las empresas americanas en el país, quienes creen que el mercado colombiano se demoró en entender el TLC.

Ricardo Triana, director del Consejo de Empresas Americanas (CEA) ha lamentado que “estamos tratando de diversificar desde hace más de 20 años, que demos valor agregado, pero no hemos hecho la tarea los colombianos”. El directivo agregó que “entre la firma del TLC y la entrada en vigencia, fueron seis años para prepararse y ver las oportunidades, entró el acuerdo y no hicimos la tarea, el Ministerio de Comercio tiene las herramientas, pero eso no tarea solo del Gobierno, pues lo que exportan son los empresarios”.

Así, a pesar de que hay un mayor espacio para que los exportadores colombianos pongan sus productos en el mercado estadounidense, siguen siendo los sectores tradicionales, los que lideran el ranking de las ventas, principalmente con productos minero energéticos.

De acuerdo con los registros del Dane y de la Dian, cuatro tipos de productos representan 81,9% de las ventas hace el país a Estados Unidos: 51,6% de las exportaciones son de combustibles, el café y la floricultura representan cada uno algo más que 10%, mientras que las ventas de oro suman 9,4% de la estructura exportadora hacia EE.UU.

En este sentido, la ministra de Comercio, María Claudia Lacouture, también ha dicho que son las empresas quienes deben abrir estos nuevos mercados, aprovechando el acompañamiento del Gobierno, no solo con el TLC con Estados Unidos, sino con los otros países.

Para la funcionaria, este acuerdo comercial “es una de las herramientas que se ha puesto a disposición de los empresarios para fortalecer su internacionalización”, aunque llamó a las empresas a tener más ímpetu “para acompañarnos en generar más productividad, más innovación y diversificación”.

En línea con la opinión de Triana, el vocero de Justicia Tributaria, Mario Valencia, lamentó que desde antes de que entrara el TLC con Estados Unidos, se conocían las advertencias sobre el acuerdo, hecho que se corrobora hoy con las malas cifras.

Para Valencia, el problema de los malos resultados del comercio bilateral no es responsabilidad de las empresas, sino de la forma como fue negociado el tratado, pues de 23 capítulos que componen el texto, solo uno está relacionado con comercio.

“El acuerdo quedó mal negociado, no se tuvo en cuenta la realidad de la estructura nacional. El comercio con Estados Unidos no es complementario, es sustitutivo, le compramos cosas que podemos producir y ellos solo nos compran materias primas”, lamentó Valencia.

Según un informe de Justicia Tributaria, varias de las fallas comerciales están relacionadas con la competitividad de la industria nacional, que no ha visto el espacio para aumentas su capacidad y poder enfrentar al mercado norteamericano, situación que va de la mano con la poca diversificación del aparato productivo colombiano, el cual no se ha desmarcado de la producción de materias primas, sin valor agregado.

Sumado a esto, los expertos no dejan de lado el cumplimiento de las normas de entrada a EE.UU., tanto sanitarias como laborales, principal punto de la revisión al acuerdo que podría darse por parte del Gobierno norteamericano.

El director del CEA advirtió que “nos van a controlar para  que cumplamos en todo, sobretodo en temas laborales, pues el TLC se firmó con condiciones que Colombia no cumple y es complicado”.

Las soluciones, ya conocidas, es llevar a que la industria dé valor agregado, junto a un acompañamiento estatal que simplifique los trámites.

Cae la inversión desde y hacia Estados Unidos

De la mano con los resultados en materia de comercio bilateral, la inversión extranjera directa entre los dos países también se ha deteriorado, según los datos suministrados por el Banco de la República. En 2016 la inversión que llegó desde Estados Unidos tuvo una reducción de 31,2% (US$1.411 millones) frente a 2014, cuando en medio de la crisis petrolera se recibió inversión por US$2.053 millones. La IED de Colombia a EE.UU. en 2016 fue negativa en US$0,1 millones.

Las opiniones

Mario Valencia
Vocero de la Red de Justicia Tributaria

“Hemos perdido $22 billones en comercio con EE.UU. y seguimos exportando lo mismo que antes de la entrada del acuerdo, es la misma estructura”.

Ricardo Triana
Director del Consejo de Empresas Americanas (CEA)

“Los colombianos sentimos que estamos mal, pero somos los segundos mejores en la región, y eso es algo que tenemos que empezar a mirar con optimismo”.

Tomado de: La República

Posted in Actualidad, Destacados and tagged , , , , , , .

Deja un comentario